Lástima que una gran mayoría de políticos sólo trabaja por encargo y ahora toca defender los intereses de las multinacionales por encima del interés general. Con razón, al finalizar la vida política, el premio es un cargo honorífico y bien remunerado en una fundación o multinacional. Estos políticos son traidores y estafadores, venden los secretos del Estado para que los holdings económicos alteren las necesidades de la sociedad y condicionen las respuestas del Estado, para que se ajusten al negocio de esas empresas. Queda poco tiempo para cambiar demasiadas cosas.

LA OFERTA DE BIENES ES LIMITADA, MIENTRAS QUE LA DEMANDA ES INFINITA. EN TODO REPARTO, EL FUERTE QUIERE MAYOR CANTIDAD EN DETRIMENTO DEL MÁS DÉBIL.

EL GRUPO FUERTE NO ES FORZOSAMENTE EL MÁS NUMEROSO, SINO EL MEJOR ORGANIZADO Y CON MÁS RECURSOS PARA INFLUIR, MANEJAR O DIRIGIR EL PODER POLÍTICO, QUE ES EL ENCARGADO DE REPARTIR LOS BIENES PÚBLICOS.

Conflictos, grupos y clases.

Sobre el autor

Luis Perant Fernández

Luis Perant Fernández

Relacionados

/ También puedes ver estos artículos

Conflictos, grupos y clases.

Leer más

Conflictos, grupos y clases.

Leer más

Hay 0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *