Artículos de Opinión
POLÍTICA METAFÍSICA.
15 septiembre, 2017
0
pienso-luego-existo

 

       En la Antigüedad, los griegos decían que la PHYSIS, o naturaleza, es la porción del mundo que podemos captar con nuestros cinco sentidos, pero que existe otra parte infinita de la realidad que los hombres son incapaces de percibir. A esos fenómenos invisibles para el ser humano, pero que ellos aseguraban su existencia, les llamaron NOÚMENOS, en oposición a los FENÓMENOS que sí podemos ver o sentir. Es lo que el filósofo Immanuel Kant denominó: “conocimiento racional puro” en oposición al “conocimiento sensible”.

              Ese ejercicio de abstracción de los griegos antiguos fue el punto de partida primordial y esencial para el inicio de las Ciencias Naturales y Sociales, y su posterior desarrollo tal como las conocemos hoy día. Asegurar la existencia de los noúmenos alentó investigar lo que no se ve, pero que la razón insiste en su presencia, por ejemplo: las matemáticas, la teoría atomista de Demócrito, el magnetismo, las ondas electromagnéticas, la electricidad, la electrónica, la fisión y fusión nucleares, la biología celular y molecular, la informática, la telefonía móvil…

         En CIENCIA POLÍTICA es difícil distinguir entre conocimiento sensible y conocimiento racional puro, pero aún más entre Ciencia y Política. Y no tanto por la Ciencia y la Política, sino por los inmejorables actores-intérpretes sociales. En toda sociedad, lugar y época, la CLASE DOMINANTE perpetúa su poder y su supremacía económica monopolizando, administrando y adjudicando el vasto espectro de ideologías políticas y religiosas; su CLASE POLÍTICA cumple los objetivos y legitima su alto estatus social disfrazando esas ideologías clasistas y negocios elitistas en Ciencia Política; y su CLASE RELIGIOSA, dirigente de todos los cultos, justifica y rentabiliza su trabajo cuando sus fieles llegan a confundir fe con razón y teología con Ciencia, la de los noúmenos, la que no se ve, y precisamente por ello cada cual puede especular y asegurar cualquier existencia. Al igual que en física la energía no se destruye sino que se transforma, en política, el PODER no se arrebata y se destruye, sino que se autoalimenta y se auto transforma para sobrevivir a cualquier alteración, y rara vez cambia de manos.

            ¿Y cuál es la moraleja de esta historia, si es que la tiene? Pues la mía, me la callaré. En POLÍTICA no dejes que otros te regalen todos los ingredientes cocinados y masticados, porque en esta sociedad política nada es gratuito, todo tiene un precio para el administrado y un beneficio para el administrador. Pero como los conocimientos no son innatos ni privativos, puesto que cada uno los aprende en un proceso interminable de formación y los aprehende a lo largo de toda una vida, pues nadie está en posesión de la verdad absoluta, ni de la visible, ni de la razonada. Piensa por ti, pero con conocimiento racional puro instruido, luego existirás.

Sobre el autor

Luis Perant Fernández

Luis Perant Fernández

Relacionados

/ También puedes ver estos artículos

Corazón de la UE.

EUROPA, UN SIGLO DESPUÉS DE LA GRAN GUERRA.

A pesar de las críticas de toda índole, primero ...

Leer más
Grupos

LIMITACIONES A LA PARTICIPACIÓN CIUDADANA.

En todo grupo y partido están los vividores y neg...

Leer más
REFUGIADOS

GLOBALIZACIÓN Y REFUGIADOS DEL S.XXI.

Ahora, el colonialismo del S.XXI consiste en derro...

Leer más

Hay 0 comentarios

Deja un comentario