Artículos de Opinión
SOBRE LAS ELECCIONES CATALANAS DEL 21-D.
27 diciembre, 2017
0
manipulación-15-tv (1)
escanear0001

 

              Como era de esperar se vuelve a repetir el mismo cuento después del empate técnico de estas elecciones. Unos vuelven a repetir la necesidad del diálogo político para legitimar el derecho a decidir sobre la independencia de Cataluña, y otros se escudan en la Ley suprema de la Constitución que lo impide. Unos y otros quedan tan contentos porque todos han ganado con este status quo, se aseguran largos debates parlamentarios y en los medios, y se aseguran un trabajo fijo. ¿Y el ciudadano de a pie, el supuesto copropietario de la soberanía popular, dónde queda su estado del bienestar?

                En una hipotética democracia pura, los partidos políticos que representan a los pobres siempre ganarían las elecciones, porque en toda sociedad, los pobres son más numerosos que los ricos. Si esto no ocurre en la práctica en ningún país del mundo es porque todas las democracias son intervenidas en mayor o menor medida. Aunque es de sentido común que de alguna manera la democracia pura debe ser intervenida para que ésta no se desvirtúe en demagogia, y en lugar de repartir riqueza se reparta pobreza. Pero en España, como prototipo de país extremista en todas las facetas, aquí somos los campeones del intervencionismo político.

                La sociedad catalana ha quedado fraccionada en dos bandos enfrentados e irreconciliables, pero no entre izquierda y derecha, sino entre constitucionalistas e independentistas. Empecemos por los constitucionalistas. La derecha rancia tradicionalista, la de la reforma laboral salvaje y el saqueo de las arcas públicas, a través de su marca blanca lidera el bando constitucionalista, ha relegado al vagón de cola a la oposición de izquierda universalista. Su proyecto político es, en primer lugar, salvar a la patria de los enemigos que quieren romperla. Cuando dobleguen a los separatistas, ya hablaran de modelo de sociedad. Por su parte, los constitucionalistas de izquierda ni comen ni dejan comer, no se atreven a definirse por temor a perder votos, sin percibir que están perdiendo la identidad.

                 En el otro bando, el de los independentistas, es la misma tónica. La derecha rancia catalana, la del 3% y cuentas en paraísos fiscales, lidera el movimiento separatista sometiendo la voluntad de la oposición de izquierda con promesas de reparto de poder cuando logren la República Catalana. Esta izquierda nacionalista excluyente, independentista, republicana, localista, pueblerina… y todos los calificativos antinaturales y contradictorios inimaginables, está dispuesta a apoyar hasta el mismísimo diablo con tal de arañar cuotas de poder y mangonear presupuestos públicos.

                 Sí, la estrategia de la derecha española es la misma que la estrategia de la derecha catalana, porque hay una sola estrategia y una sola derecha. El descontento de los ciudadanos por los recortes salariales y sociales no debe canalizarse hacia los partidos de izquierda y poner en peligro el Gobierno de la derecha, el protector de las multinacionales, los verdaderos gobernantes de la economía mundial. Con las ideologías nacionalistas se consigue que los sentimientos desplacen al raciocinio y rompan el mayor bloque de los votantes, los “pobres”. La manipulación de la democracia pura está asegurada.

            Mientras tanto, los partidos de izquierda españoles y catalanes viven acomodados en la oposición, sin responsabilidad de gobierno y cobrando de las arcas públicas. Si no fuera así alzarían la voz contra la Ley Electoral que les perjudica y permite que todos los votos no tengan el mismo valor. Necesitamos una Ley Electoral que garantice “un ciudadano, un voto” para que nuestra democracia sea algo más justa y difícil de manipular. Y también para terminar con los pactos post-electorales que desafían toda lógica política y devuelva todo el protagonismo al ciudadano.

Sobre el autor

Luis Perant Fernández

Luis Perant Fernández

Relacionados

/ También puedes ver estos artículos

Grupos

LIMITACIONES A LA PARTICIPACIÓN CIUDADANA.

En todo grupo y partido están los vividores y neg...

Leer más
REFUGIADOS

GLOBALIZACIÓN Y REFUGIADOS DEL S.XXI.

Ahora, el colonialismo del S.XXI consiste en derro...

Leer más
Barcelona abril 2012 - FTO PARA ARCHIVO DE ANCIANOS TERCERA EDAD JUBILADOS  FOTO CARLOS MONTANYES

EXPOLIO ECONÓMICO LOCAL.

Las clases altas tradicionalistas nacionales, que ...

Leer más

Hay 0 comentarios

Deja un comentario